ESOFAGITIS POR CAUSTICOS EN PEDIATRIA


La ingestión de productos cáusticos constituye un problema médico-social importante en nuestro medio y la prevención de estos accidentes es esencial

 

para evitar las lesiones esofágicas que se presentan por  la ingesta accidental o voluntaria de sustancias alcalinas, ácidas o desconocidas que se utilizan en el hogar.

En nuestro país, no contamos con estadísticas propias sin embargo se ha descrito que alrededor de un 5% de todos los accidentes domésticos se producen por la ingestión de alguna sustancia cáustica, siendo más frecuente en lactantes (65%), preescolares (28%), y escolares (5%), en adolescentes (2%) la causa de ingesta es con fines suicidas y es de tener en cuenta que en estos casos un 30% de pacientes presentan quemaduras cáusticas y que un 50% aproximadamente van a determinar estenosis esofágicas.

 

PUNTOS IMPORTANTES.

En la evaluación clínica de estos pacientes debe investigarse fecha, hora de la ingestión y determinar si la sustancia fue alcalina o ácida, se debe indagar la cantidad ingerida así como la concentración. Aunque sabemos que en  algunos casos no es posible conocer estos datos porque se venden a granel y sin viñeta es importante a la hora de acudir a emergencia llevar el frasco o la sustancia involucrada.

Con referencia a los signos y síntomas clínicos que el niñ@ puede presentar estos dependen de la edad y entre ellos se encuentran los siguientes:

Salivación o sialorrea

Dolor en boca, faringe, región retro esternal o epigastrio

Irritabilidad

Vómitos

Melenas

Dificultad respiratoria

Quemaduras

Sangrado

Choque

Es importante considerar que estos síntomas y signos no se correlacionan con el grado de las lesiones observadas durante la endoscopia.

 

Recomendaciones:

 

 

          Limpiar la boca para retirar los restos  de producto

          No dar de beber nada

          No provocar el vomito

          No colocar al niño boca abajo

          Acudir rapidamente  a emergencia

          No colocar sonda nasogastrica

          No realizar lavado gastrico

 

 

DIAGNOSTICO.

La endoscopia está indicada en todo paciente con antecedente de haber ingerido alguna sustancia cáustica, con o sin evidencia de quemadura en la boca, ya que es el único estudio que permite ver la extensión y gravedad de la quemadura: se sugiere llevarla a cabo entre las 18 a 30 horas posterior a la ingesta ya que es el momento en el cual se ha delimitado la lesión, por lo cual la recomendación a los padres es acudir al especialista inmediatamente al evento para poder realizar una adecuada clasificación de las lesiones y prevenir de esta forma complicaciones, se debe tener en cuenta que mientras más días de evolución tengan las quemaduras esofágicas, existe mayor riesgo de perforación durante el procedimiento.

Descripción: D:Mis documentosREVISTAS 2012ESTADO CLINICOsept 12TEMASFREE2.jpg

 

TRATAMIENTO.

En la etapa aguda este depende del diagnóstico endoscópico según el grado de esofagitis encontrada.

 

En la etapa crónica entre la cuarta y la octava semana posterior a la ingesta del cáustico cuando ya se establece la estenosis esofágica según las condiciones clínicas y datos radiológicos se decide el tratamiento.

Universalmente es aceptado que las dilataciones constituyen la primera línea de tratamiento en las estenosis esofágicas secundarias a cáusticos a menos que sea contraindicada la misma y el objetivo consiste en dilatar el esófago lo suficiente como para que el niño pueda tolerar una dieta normal por la boca.

Las personas con estas constricciones o estenosis tienen un riesgo hasta 1000 veces mayor a la población general de cáncer de esófago de células escamosas, este se presenta en un promedio de aproximadamente 40 años después de haber bebido el caustico (lejía, etc.) por lo cual es importante mencionar el antecedente así como llevar un seguimiento con endoscopia seriada.

El tratamiento quirúrgico puede necesitarse cuando las dilataciones fracasan y su finalidad es el reemplazo esofágico, ya que constituye la única esperanza de alimentarse normalmente.

 

Conclusiones

La ingestión de cáusticos es un problema frecuente y grave en nuestro medio.

 

Los factores implicados son la naturaleza del niño de explorar el entorno, el almacenamiento y la colocación inadecuada de los cáusticos al alcance de los niños.

 

La ingestión de cáusticos puede ocasionar lesiones graves en el tracto gastrointestinal con secuelas para toda la vida e incluso la muerte.

 

La Endoscopia digestiva superior es el estudio de elección para determinar la severidad del daño ocasionado por el cáustico y provee importante información pronóstica.

 

Las dilataciones esofágicas constituyen la primera línea de tratamiento en las estenosis esofágicas secundarias a cáusticos.

 

El mejor tratamiento es la PREVENCIÓN por parte de los padres así como prácticas seguras en la venta y almacenamiento de los productos cáusticos.

 

Dra. Norma Villalobos de Cubias

Gastroenteróloga Pediatra    

Telefono: 2635-1844

 



Vistas
353
Valoración